+54 11 5353 - 8300 info@xelere.com

Con el objetivo claro de ofrecer proyectos innovadores, nuestra querida Xelere pasó por muchas transformaciones antes de ser lo que es hoy. Los socios fundadores nos abren su corazón para conocer su historia, que no sólo los enorgullece, sino que también los emociona. A través de una entrevista nos cuentan experiencias, anécdotas y sentimientos respecto a estos 20 de años de trayectoria.

Un giro a la rutina

A comienzos del año 2001, Julián Hernández decidió dar un giro de 180° en su vida profesional. Luego de iniciar su carrera con un proyecto propio en su lugar de origen, Bahía Blanca, y de trabajar varios años en IBM, tomó la decisión de volver a emprender. Crear su propia empresa y ser independiente, era algo que sentía como un desafío y ese era el momento de asumir el riesgo.

El camino estaba claro

En aquel entonces no existían las charlas de Zoom o Whatsapp, antes las ideas se contaban cara a cara. Así, café de por medio, Julián Hernández se contactó con su amigo Miguel Felder. Miguel es uno de los socios fundadores de Practia, una consultora de servicios tecnológicos, de gran prestigio en el mercado.

Tras una charla de una hora y media llegaron a una conclusión: había que iniciar un proyecto juntos, una iniciativa fuera del molde tradicional. Tal como lo soñaba Julián, ser independiente se volvería una realidad.

Así nació Xelere, como un spin-off, de Practia. Sin embargo, para planificar su nuevo propósito necesitaba más ayuda. En ese contexto, Oscar Ojeda se contactó con él, contándole que estaba buscando nuevos destinos en su camino laboral.

Ambos se conocían de IBM y confiaban el uno en el otro. Por esta razón, Julián lo invitó a participar de este proyecto que empezaba a tomar forma.

Con mucho compromiso, Oscar aceptó. Julián ya no estaba solo para llevar a cabo sus planes y Oscar tenía un nuevo desafío en sus manos.

Los primeros pasos fueron difíciles

Es sabido que la crisis del 2001 complicó el desarrollo e inversión de las empresas. Existían trabas económicas, sociales, culturales y políticas. “La gente desconfiaba, las necesidades eran muchas y no todas las empresas contaban con la información suficiente o necesaria para contratar el tipo de servicios que ofrecía Xelere.”, comenta Julián Hernández, socio de Xelere.

Por ese entonces, las compañías tenían restricciones presupuestarias muy importantes y sólo podían ocuparse de que el data center funcione. Julián y Oscar se propusieron apoyar a otras empresas a optimizar su área de sistemas a partir del uso de un modelo de Gestión de Servicios, basado en estándares y buenas prácticas (ITIL).

«En los comienzos, cuando hablábamos de buenas prácticas y de procesos de gestión de TI había que evangelizar mucho más; la gente no entendía para qué le podía servir eso», comenta Sergio Hrabinski, socio de Xelere.

Este contexto representaba un obstáculo para Xelere. No debían únicamente ofrecer un servicio, sino educar a su propio cliente para que comprendieran la oferta y el valor agregado que le daría a su negocio.

Después de mucho esfuerzo llegó el primer cliente. “Empezamos a ofrecer servicios tanto en Argentina, como en el resto de Latinoamérica. El primer proyecto argentino fue el monitoreo del Home Banking del Citibank ”, recuerda Julián Hernández.

Seguir evolucionando

Una vez establecidos en sus primeros clientes, con muy pocas personas dentro del equipo, Sergio Hrabinski se incorporó a la compañía para llevar a cabo proyectos de IT Service Management. Eran sólo 6 colaboradores en ese entonces, pero pudieron hacer que Xelere comenzara un gran crecimiento. Sergio evolucionó profesionalmente con la empresa y en la actualidad, es un socio más.

En ese momento, se ejecutaron proyectos en países como Chile, España, Ecuador y Jamaica, entre otros. Durante los últimos 20 años, Xelere fue una de las primeras empresas en posicionar proyecto de procesos (ITIL) a nivel regional.

La implementación de nuevas tecnologías junto al asesoramiento de Xelere posibilitó que muchas empresas consigan sus objetivos de negocio. “La gente entendió que hacía falta alinear los conceptos de personas, procesos y tecnología”, agrega Julián Hernández.

En 2006 ya contaban con varios empleados más, entre ellos, Mariano Bonina, quien comenzó siendo colaborador con el rol de consultor. Luego, su desempeño y compromiso con la empresa, hicieron que creciera profesionalmente hasta llegar a convertirse en socio.

“Cuando ingresé a Xelere comenzamos a hablar del concepto de gestión de servicios. Sin embargo, algo cambió, hoy el negocio es TI, todo es TI.  Nos concentramos en ver qué necesita el cliente y de qué manera manejamos y gestionamos esa percepción para mejorar los servicios”, dice Mariano Bonina, socio de Xelere. Y agrega: “Estuvimos en el camino de las organizaciones acompañando la transformación digital”.

Esta digitalización benefició el crecimiento de Xelere. El proyecto de la empresa avanzó con ayuda de los cambios tecnológicos. Y al mismo tiempo, los clientes entendieron que el foco estaba en la experiencia de usuario y en la innovación.

Asimismo, la automatización de servicios de TI es otra de las incursiones que realizaron a lo largo de su trayectoria. Gracias a la intervención de Xelere, varias empresas redujeron considerablemente sus procesos manuales, mejorando tiempos, eficiencia y niveles de productividad.

Ciberseguridad, el punto de quiebre

Durante 2015, los socios de Xelere comprendieron que sus servicios debían seguir creciendo y evolucionando. Sabían que la gestión de tecnologías ya estaba consolidada, que era un plus para el negocio y que las empresas lo entendían por completo.

A su vez, la creciente ola de hackeos e intervenciones en los datos privados de las organizaciones y las personas, ponía en marcha una nueva idea: ofrecer servicios de seguridad a las empresas.

Así es como nacía un nuevo enfoque para Xelere. No sólo continuaría brindando consultoría de TI, sino también consultoría sobre ciberseguridad. En pocas palabras, desde entonces las compañías confían en Xelere para prevenir y remediar ciberataques.

“La incorporación de la práctica de Ciberseguridad significó un antes y un después para Xelere. No tiene que ver con un cambio de paradigma de la tecnología, fue una decisión de negocio trascendente, una reconversión del negocio”, comenta Julián Hernández.

Actualmente, la Ciberseguridad es uno de los servicios más requeridos por las organizaciones. En esta materia Xelere hace grandes diferencias en el mercado gracias a su especialización. Se posiciona como proveedor de TI y socio tecnológico de Ciberseguridad. Los colaboradores están en constante actualización, aprendizaje, innovación y modernización para brindar un mejor servicio y mantener un activo valioso: la confianza del cliente.

Valores de Xelere

El espíritu xeleriano se siente dentro de la compañía y es un activo que lleva con orgullo cada uno de los colaboradores.

“Frente al aniversario número 20 siento orgullo por la empresa que formamos. También, por la gente que trabaja en Xelere y por el valor que le generamos a cada uno de nuestros clientes. Cada mañana me levanto pensando qué podemos hacer para que cada persona que trabaja en Xelere pueda desarrollarse y encontrar el lugar donde pueda profesionalizarse mejor. Estoy convencido de que a medida que cada uno pueda agregar valor va a evolucionar personal y laboralmente , y eso va a hacer que la empresa crezca también“, finaliza Oscar Ojeda, socio de Xelere.

Haciendo un pasaje por la historia, los socios nos relatan que los sentimientos son muchos. Prevalece la alegría por haber tenido la oportunidad de crear la empresa y pertenecer a este excelente grupo. Además, agradecen a todos sus colaboradores y al apoyo de los clientes que siguen confiando en ellos.

Durante los 20 años de Xelere hubo compromiso y confianza: dos cualidades muy valoradas en la actualidad. El compañerismo se destaca entre los valores del equipo, ya que hay una alta calidad humana y respeto.

Este es un fragmento de la historia. El futuro llegará pronto con grandes desafíos y nuevas oportunidades que afrontar. Pero para poder avanzar seguros, es necesario y valorable recordar el viaje recorrido.

Gracias a todos los Xelerianos por estos 20 años de Xelere. ¡Vamos por más!

Si querés conocernos mejor, seguinos en redes sociales.

Xelere en TwitterXelere en LinkedIn